Para eso estamos… Rodrigo Riveros Pintone

Todos nosotros, de alguna u otra manera, por vocación, oportunidad u opción, estamos trabajando en un hospital público, dedicados directa o indirectamente a brindar atención de salud a la población a nuestro cargo, con limitados recursos, pero con un ilimitado compromiso.

Hoy nos vemos enfrentados a una crisis que no respeta fronteras, afectando a la humanidad completa y que viene a cuestionar nuestras formas de relacionarnos y cuidarnos, poniendo en jaque por tanto a la cultura universal, más allá de credos, opciones y preferencias. 

Me ha tocado encabezar un equipo multidisciplinario dedicado a preparar las estrategias que nos permitan mitigar la emergencia, tratando de abarcar todas las aristas posibles, teniendo como objetivo primario el cuidado de nuestros pacientes y trabajadores.

Funcionarios en riesgo, alumnos y voluntarios están a resguardo en sus hogares; asimismo muchas trabajadoras y trabajadores continúan desempeñando sus funciones desde sus hogares o han flexibilizado las condiciones de trabajo; se ha creado un policlínico para atender a los funcionarios que lleguen al hospital con síntomas respiratorios; se han reducido atenciones, cirugías y procedimientos en forma radical; restringimos horarios de visita; hemos redistribuido espacios (contando con la generosidad de los funcionarios afectados) para crear unidades de atención preferente de pacientes COVID-19, como la urgencia respiratoria, la UTI y UCI COVID, éstas dos últimas en plena implementación; se han re-definido flujos de atención pediátricos, tanto en urgencias como en áreas de hospitalizados; todos hemos visto cómo nuestros guardias se han puesto muy estrictos con el ingreso y tránsito en el hospital. Como equipo se han gestionado múltiples recursos, poniendo toda la institución a disposición del plan de contingencia, que ha sido diseñado con mirada clínica.

Se han intentado socializar todas las medidas, por todos los medios posibles, sosteniendo un fluido y trasparente flujo de información con todos los actores del hospital. Les pido estar atentos a los canales disponibles, para enterarse de cada una de las medidas que se irán implementando.

En la tarea encomendada cometeremos muchos errores, y tendremos que replantear estrategias una y otra vez; más que pedir indulgencia pido honestidad y franqueza para hacer ver los yerros y generosidad en la entrega de ideas y soluciones. 

Colocados en un tránsito histórico – como dijera un ex funcionario-, estoy seguro que todos y cada uno de nosotros sabrá cumplir con su deber, poniendo ante todo el bienestar de los pacientes y tomando expresamente todos los resguardos necesarios para evitar contagios. En el camino muchos de nosotros probablemente caeremos enfermos, ojalá eso no ocurriera, pero si pasara, otro compañero o compañera tomará nuestro lugar, a la espera de estar nuevamente todos juntos atendiendo a nuestros enfermos y enfrentado esta pandemia.

No es primera vez que como comunidad nos enfrentamos a la adversidad y no es primera vez que saldremos airosos…

Sólo me queda decir…todos somos Van Buren!!!!

Presidente del Comité Operativo COVID-19. Hospital Carlos Van Buren

Print Friendly, PDF & Email
Ir al contenido