Migración y salud en Chile: una mirada desde el Carlos Van Buren, Valparaíso. Migrasyon ak sante nan Chili: Yon ti koudèy nan Lopital Carlos van Buren, Valparaíso (Kreyòl Ayisyen). Guy Juillet

Resumen: La migración hacia Chile se incrementó en la década de los noventas y tuvo como factores de atracción la estabilidad macroeconómica, el crecimiento y desarrollo, así como el elevado gasto público social que permitió la disminución de la pobreza. Estos factores le dieron al país un reconocimiento a nivel internacional, situación que llevó a que se le considerara como el ejemplo a seguir en América Latina y el Caribe. Tal ha sido el auge de inmigrantes que en los últimos años han llegado a Chile, que a nivel de gobierno se ha tenido que incorporar dentro de sus políticas públicas el respeto por los Derechos Humanos de los inmigrantes, con la inclusión de ellos en temas de educación, salud, acceso a viviendas, etc. Con respecto al caso que estamos analizando, se puede comentar que en el año 2015 se inició un gran esfuerzo que concluyó en la creación de la Política de Salud de Migrantes Internacionales. Continuando con esta iniciativa, en el año 2018 el Hospital Carlos van Buren decidió realizar la contratación de un Facilitador Intercultural que contribuyera con la eliminación de la barrera idiomática en la atención en salud de pacientes a través de la traducción e interpretación, y, además, que brindara orientación al equipo de salud desde la perspectiva intercultural para mejorar la atención de los usuarios del Hospital.

Palabras clave: Inmigrantes, Salud, Hospital Carlos van Buren, Barrera lingüística, Interculturalidad, Chile.

Rezime: Migrasyon pou ale Chili te kòmanse ap ogmante depi nan ane 90 yo e li te genyen kòm faktè de aktraksyon, estabilite makwoekonomik, kwasans ak devlopman, tankou ogmantasyon nan depans piblik sosyal ki te pèmèt yo redui lapovrete ak bay peyi a yon rekonesans o nivo entènasyonal, nan sans sa a yo te vin konsidere Chili kòm yon modèl nan Amerik Latín nan ak Karayib la. Se konsa kantite imigran ki nan Chili vin ogmante pandan dènye ane yo, nan sans sa a, o nivo gouvènmantal, otorite yo te pran desizyon pou mete nan pwogram politik piblik yo respè dwa zimen pou imigran yo, pou ka enkli yo nan plan sante, edikasyon, aksè pou yo genyen kay pou yo rete, eksetera. Konsènan ka nou ap analize kounye a, nou kapab fè nou konnen ke nan lane 2015 gouvènman chilyen an te fè yon gran efò ki te abouti ak kreyasyon de yon politik de sante pou imigran entènasyonal yo. Pou kontinye ak inisyativ sa a, nan lane 2018 Lopital Carlos van Buren te deside amplwaye yon Fasilitatè Entèkiltirèl pou kapab kontribye nan eliminasyon baryè lenguistik nan swen ke pwofesyonèl sante yo genyen pou bay imigran yo atravè tradiksyon ak entèpretasyon, an plis fasilitatè entèkiltirèl la genyen pou li oryante ekip sante lopital la nan domèn entèkiltirèl pou kapab amelyore swen y´ap bay pasyan yo nan lopital la.

Mo kle yo: Imigran, Sante, Lopital Carlos van Buren, Baryè lenguitik, Entèkiltiralite, Chili.

Introducción

A nivel general se puede sostener que “el fenómeno de la migración no es novedoso, pero en las últimas décadas del siglo XX ha tenido un mayor auge. Las motivaciones que propician su desarrollo son múltiples y las teorías que lo explican se pueden encontrar en diversas escuelas de pensamiento, desde la clásica hasta en las vanguardistas. No obstante, hay una idea que persiste en éstas, que se relaciona con la motivación de los individuos para decidir emigrar, cuyo objetivo final es la obtención de una mayor renta” (Juillet, 2018, pág. 154). Las cifras de la movilidad humana van en aumento, “de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, ONU, el año 2015 se reportaron 244 millones de migrantes internacionales en el mundo, un 41% más que en el año 2000. En América Latina y el Caribe cerca de 28 millones de personas son migrantes internacionales y alrededor de 7,6 millones de personas residentes en Latinoamérica son migrantes internacionales (CEPAL, 2015)” (Equipo Asesor Sectorial de Salud de Migrantes. Ministerio de Salud – FONASA – Superintendencia de Salud, 2015, pág. 6).

En Chile, la migración ha crecido desde los años 90´s. Algunas de las causas que han provocado este incremento de inmigrantes son los problemas en los países generadores de éstos, tales como: desastres naturales, conflictos internos, pobreza, inseguridad y, en muchos casos, ha sido la misma globalización quién los ha impulsado. Pero podemos detenernos un momento a pensar en ¿por qué las personas han buscado Chile como su destino final? Puedo afirmar, por mi propia experiencia, que a nivel internacional desde que Chile salió de la dictadura (1990), la mayoría de los países de Latinoamérica lo ha tomado como un modelo por sus famosas políticas económicas, la disminución de la pobreza, el crecimiento y desarrollo económico, su estabilidad política, su buen nivel educativo, entre otros factores. Como un paréntesis mencionaré el “estallido social” iniciado en octubre de 2019, el cual demostró que “la ilusión vendida” hacia fuera de Chile no es tan real, pues la población demanda con vehemencia cambios estructurales.

Antecedentes de Migración y Salud en Chile

Retomando el tema de la migración en Chile, desde el año 2015 se ha venido trabajando por cumplir con el Derecho a la salud de los extranjeros radicados en Chile, es por esto que el gobierno de Michelle Bachelet, consciente del problema de acceso al sistema de salud, decidió “avanzar en la cobertura universal de manera inclusiva, para todos los grupos de la población, incluyendo a los migrantes, [pues] es estratégico y contribuye a mejorar los resultados de salud y proteger la salud de toda la población” (Equipo Asesor Sectorial de Salud de Migrantes. Ministerio de Salud – FONASA – Superintendencia de Salud, 2015, pág. 7). De esta manera, se ha creado la Política de Salud de Migrantes; el proceso mostró desde un inicio que se basaría en la participación de la sociedad, se inició desarrollando planes pilotos en algunas zonas y la intervención estuvo centrada en la atención primaria, además, se realizaron tres jornadas nacionales de monitoreo y evaluación intermedia del piloto de salud para inmigrantes y se incorporaron diálogos ciudadanos en donde se reunían autoridades y la sociedad. Es así como se estableció el propósito de la Política de Salud de Migrantes Internacionales: “Contribuir al máximo estado de salud de los migrantes internacionales, con equidad, enmarcado en el enfoque de Derechos Humanos” (Equipo Asesor Sectorial de Salud de Migrantes. Ministerio de Salud – FONASA – Superintendencia de Salud, 2015, pág. 37).

Asimismo, quiero destacar el lineamiento estratégico No. 2 de esta política, el cual establece que se debe crear un sistema sensible a las personas migrantes, y esto se lograría por medio de varias actividades, entre ellas:

a) Accesibilidad tanto a información oportuna y adecuada sobre sus derechos en cuanto a la salud, así como a la no discriminación, para lo cual se crean estrategias de participación social y de reducción de las barreras idiomáticas. Esto requiere “contar con un conjunto de funcionarios de la salud, formados sobre el marco que regula la atención de esta población, como conocimientos sobre derechos humanos, interculturalidad, salud y migración” (Equipo Asesor Sectorial de Salud de Migrantes. Ministerio de Salud – FONASA – Superintendencia de Salud, 2015, pág. 38). Dentro de esto también se planteó la necesidad de incluir en las Universidades temas relacionados con la salud y la migración, así como la interculturalidad, entre otros. “Por otro lado, se impulsarán acciones de difusión, capacitación o sensibilización destinadas a los funcionarios de salud tanto de los establecimientos de salud de los distintos niveles de atención, como en FONASA, SEREMI de Salud y otros organismos, para disminuir las brechas de información, como también disminuir la discriminación que se relevó durante los diálogos ciudadanos” (Equipo Asesor Sectorial de Salud de Migrantes. Ministerio de Salud – FONASA – Superintendencia de Salud, 2015, pág. 38).

b) Aceptabilidad: Se estableció la necesidad de disminuir las barreras sociales y culturales entre los equipos de salud y los usuarios por medio de mejorar la comunicación entre ambos. En este sentido, se estableció la necesidad de contratar servicios de facilitación lingüística con traductores y otras estrategias digitales que permitan comprensión mutua, resolución de conflictos y una mejor convivencia cultural.

Hospital Carlos van Buren y su apoyo a los inmigrantes

Considerando la Política de Salud de Migrantes, y analizando la cantidad de inmigrantes que llegan cada día al Hospital Carlos van Buren, y que en muchos casos se dificultaban las atenciones por el poco dominio del idioma español, sobre todo en el caso de los inmigrantes haitianos, dentro del Hospital tomaron la decisión, en el año 2018, de contratar un Facilitador Intercultural, manteniendo la visión del gobierno en turno, para lo cual se desarrolló un concurso público.

Mi trabajo como Facilitador Intercultural se inició en mayo de 2018, dedicándome a dar servicio de traducción e interpretación a los usuarios con barrera lingüística y a los funcionarios del Hospital. Además, entre las primeras encomiendas que se me hizo, estaba la de realizar cursos del idioma creole haitiano básico, destinado a los funcionarios, en donde se contó con una asistencia de alrededor de 47 personas entre los dos cursos impartidos. Cada curso tuvo una duración de 8 sesiones de 3 horas cada una.

Otra actividad que he desarrollado son presentaciones de temas específicos, tanto dentro del Hospital Carlos van Buren como en otras instituciones, entre ellas: Universidad de Valparaíso, Universidad de Las Américas, también en consultorios y Hospitales de la region, como el Hospital Psiquiátrico del Salvador, en la Gobernación de Valparaíso, etc. Entre los temas que se han tratado se pueden mencionar: Atención hospitalaria de inmigrantes haitianos; Haití: Historia y cultura; Niveles de atención en salud y embarazadas; Haití: Tradiciones y Medicina; entre otros. Uno de los últimos eventos en que participé fue un curso sobre la Atención al Usuarios Migrante (noviembre y diciembre 2019), el cual estuvo destinado a funcionarios de la APS y lo impartí en conjunto con funcionarios del SSVSA.

Además, en varias ocasiones durante los años 2018 y 2019, he apoyado con traducciones en el Hospital Psiquiátrico del Salvador, en el Consultorio Jean Marié Thierry, en Casa de Acogida e, inclusive, han solicitado mi colaboración en eventualidades donde haitianos han tenido inconvenientes fuera del horario normal de trabajo, instancias en que he apoyado de forma personal y por teléfono.

Otra de las funciones que he desempeñado es la traducción de material informativo de español a creole haitiano, el cual se distribuye entre los pacientes con barrera lingüística; he realizado grabaciones de audios y videos con indicaciones, entre otras actividades encaminadas a mejorar la comunicación con nuestros pacientes.

Por otro lado, he participado en múltiples reuniones destinadas a buscar solución a alguna problemática de los inmigrantes, generalmente acompañado de asistentes sociales y personas del área de Participación Ciudadana.

Para mostrar estadísticamente el trabajo que se ha desarrollado en el período mayo 2018 – diciembre 2019, a continuación, se presenta un gráfico, en el cual se demuestra que el 2018 cerró con un total de 2,271 atenciones, y el año 2019 fueron 4,967, lo que suma un total de 7,238 trabajos realizados en 19 meses.

Gráfico: Cantidad de Atenciones, mayo 2018-diciembre 2019

Fuente: elaboración propia con base a registros diarios de actividades

Tal como se observa en el gráfico anterior, se puede calcular un promedio mensual de atenciones de 284 para el año 2018, y 414 para el año 2019.

Sin lugar a dudas, desde mi contratación se han ido acomodando las funciones e incorporando nuevas actividades y la forma de registrarlas; pero, considero que para el año 2019 el trabajo lo logré desarrollar con mayor autonomía y ahora me siento parte del equipo del Hospital, pues con la mayoría de los que solicitan mi apoyo, nos conocemos y respetamos, y sostenemos una buena dinámica de trabajo.

Fuente: autor

Continuando con el análisis de los datos estadísticos, en cuanto a las áreas que más solicitan mi servicio como Facilitador Intercultural (Ver siguiente Cuadro), se puede concluir que pediatría, urgencia de adultos, urgencia infantil, puerperio y otras áreas donde atienden a mujeres sobre todo embarazadas (ginecología alto riesgo, patología obstétrica, preparto, ecografía maternidad, etc.), son los que más demandaron mis servicios durante el año 2019.

Cuadro: principales áreas de atención, 2019

Fuente: elaboración propia con base a registros diarios de actividades

Al analizar las funciones que se me encomendaron inicialmente, puedo hacer una comparación con el resto de actividades que desarrollo en la actualidad, aunque sea de forma eventual, las cuales podrán observar en el siguiente diagrama.

Diagrama: actividades de facilitador cultural

Fuente: Elaboración propia con base a resolución exenta No. 2062 (08-02-2018), en la cual se establece la Pauta del Proceso de Selección para Facilitador Lingüístico.

Sin lugar a dudas, mi experiencia dentro del Hospital ha sido enriquecedora y me ha permitido conocer realidades diferentes y compartir de una manera intercultural mis conocimientos. Además, me ha permitido continuar impartiendo cursos, lo cual es una de las pasiones de mi vida.

Otra situación importante es que, en Haití, yo había escuchado algunas creencias relacionadas con la salud, pero es dentro del Hospital que yo he podido conocer de primera mano lo que algunos de los haitianos piensan sobre determinadas enfermedades, lo cual la mayoría de las veces difiere de lo que científicamente es real. Como ejemplo, puedo mencionar que las personas infectadas con VIH, suelen decir que es un maleficio que alguien les ha enviado, y les cuesta aceptar la realidad; sin embargo, mi deber como Facilitador Intercultural es hacerles conciencia de lo que realmente están viviendo, fuera de las creencias que algunos tienen. Otro caso puede ser el de las personas que no confían en los medicamentos occidentales y prefieren tomar medicina natural (hiervas) o referirse a temas espirituales (vudú, cristianismo, etc.).

De esta manera he ido descubriendo las dificultades que tiene el personal del Hospital para atender a algunos de los inmigrantes haitianos por temas de diferencias culturales. A continuación, se presentan creencias y costumbres que en algún momento han afectado el servicio:

  • Un porcentaje de haitianos no tienen costumbre de ir al medico.
  • Tienen poca confianza en los médicos modernos.
  • No confían plenamente en los medicamentos que recetan en los hospitals.
  • No les gusta la comida.
  • Las mamás haitianas practican el apego con los bebés de forma distinta.
  • Barrera idiomática
  • Tienen vergüenza de que otro haitiano se entere de su enfermedad
  • Temor de declararse analfabetos

Si bien es cierto estas dificultades existen, no todos los haitianos piensan de igual manera; pero considerando estos factores es que dentro de la labor como Facilitador Intercultural tuve que ir ganándome la confianza tanto de los pacientes como de los profesionales de la salud del Hospital, y poco a poco, fui dando a conocer las diferencias de costumbres y creencias que en Haití las personas tienen. Con lo anterior, no quiero decir que todos mis compatriotas tengan las mismas creencias y costumbres, pero existe una gran parte que sí, y es con ellos precisamente con quien más tengo que trabajar para que se acoplen al sistema de salud que hay en Chile.

Por ejemplo, en cuanto al apego, las matronas me preguntaban mucho si a las mamás haitianas no les gusta tomar a sus hijos recién nacidos y acariciarlos, ya que generalmente, no suelen demostrar el amor por su hijo con el apego cuando está recién nacido; sino más bien, en Haití, se acostumbra hacerlo luego de que las matronas los limpian y se los presentan a la mamá. De igual manera, suelen pedir antibióticos luego del parto, sin tener infección, pero es una costumbre en nuestro país. Además, no les gusta la comida que sirven en el Hospital; ellas extrañan la comida tradicional, que se suele dar después del parto en Haití. Sin embargo, he sostenido varias reuniones dentro del Hospital para explicar el porqué ellas actúan de esa manera, y la conclusión siempre radica en que es por diferencias culturales, pero que se les debe hacer consciencia a las pacientes de que deben acostumbrarse al sistema de salud en el cual ahora están inmersas.

Otra de las cosas que incomodan a los haitianos, es cuando llegan al Hospital y los remiten a un consultorio, por no tratarse de una emergencia. En mi país, cuando se llega a un Hospital se les atiende, sin importar si es urgente o no. Es por esto que muchos reclaman, pues sienten que los hacen perder el tiempo; pero esto es parte del acostumbrarse al sistema de salud de Chile.

Conclusiones

Chile ha realizado grandes avances en cuanto al respeto de los Derechos de los migrantes internacionales, como en el caso de la facilitación al acceso del sistema de salud.

El Hospital Carlos van Buren desde el año 2018 ha fortalecido la atención a inmigrantes por medio de la contratación de un Facilitador Intercultural, cumpliendo con lo establecido dentro de la Política de Salud de Migrantes Internacionales, ya que de esta manera se ha generado un mayor acceso, sobre todo a las personas que poseen barreras lingüísticas, y ha permitido comprender las diferencias culturales entre los inmigrantes y los chilenos.

Uno de los grandes logros es que, hoy en día, los pacientes que solicitan mi colaboración se sienten más cómodos en las consultas, ya que consideran que tienen un compatriota que los apoya, aconseja y acompaña en sus procesos más difíciles en una tierra lejana, con un idioma desconocido y una cultura diferente, en la cual muchos aún se sienten extraños.

Finalmente, puedo mencionar que el trabajo como Facilitador Intercultural ha sido una gran experiencia, en la que he aprendido sobre todo lo relacionado a la medicina, ya que no es mi campo de estudios, pero además me enseñó a comprender el comportamiento de los pacientes con respecto a sus reacciones ante algunas enfermedades consideradas discriminatorias en Haití. Esto me ha permitido ser empático con los pacientes y, de esta manera, aconsejarlos y realizar interpretaciones sobre sus dudas ante los funcionarios del hospital. Tal como lo mencioné, el tiempo que tengo desarrollando esta labor me ha proporcionado una experiencia enriquecedora, ya que me desempeñado fuera de mi ámbito habitual y ha representado grandes retos a nivel personal.

Licenciado en Relaciones Internacionales y Diplomacia por “Université Américaine des Sciences Modernes d’Haïti” (UMASMOH); Magíster en Relaciones Internacionales de la “Pontificia Universidad Católica de Valparaíso” (PUCV), Chile; Facilitador Intercultural en Consultorio Adosado de Especialidades del Hospital Carlos van Buren, Valparaíso, Chile.

Bibliografía

Equipo Asesor Sectorial de Salud de Migrantes. Ministerio de Salud – FONASA – Superintendencia de Salud. (2015).

Ministerio de Salud. Recuperado el 05 de 01 de 2020, de https://www.minsal.cl/wp-content/uploads/2015/09/2018.01.22.POLITICA-DESALUD-DE-MIGRANTES.pdf

Juillet, G. (2018). La Realidad Socioeconómica de los Inmigrantes Haitianos en Chile y sus Perspectivas. Revista Chilena de Relaciones Internacionales, 153-179. Obtenido de https://rchri.cl/wp-content/uploads/2019/01/ilovepdf_merged-22-155-181.pdf

Print Friendly, PDF & Email
Ir al contenido