Los inmigrantes en Chile durante la pandemia COVID-19: análisis de la situación.-Guy Juillet

1. Introducción

Chile, país que en los últimos años se ha considerado que poseía una economía próspera, se convirtió en un país de atracción para inmigrantes, al grado que, según estadísticas proporcionadas por el Departamento de Extranjería y Migración (DEM) y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), hasta el mes de diciembre de 2019, se calcula que estos nuevos residentes representan el 7,5% de la población, lo que en cifras se acerca a los 1,5 millones de inmigrantes residentes en Chile. Conforme a la información publicada sobre las estimaciones al cierre del año 2019, los países con mayor representación de inmigrantes son Venezuela con 455.494 personas, Perú con 235.165, Haití con 185.865, Colombia con 161.153 y Bolivia con 120.103 personas, tal como se muestra en el gráfico siguiente.

Cuadro No. 1 Población extranjera residente en Chile por sexo y país de origen, estimada al 31 de diciembre, años 2018-2019

Fuente: Informe técnico: Estimación de personas extranjeras residentes habituales en Chile al 31 de diciembre de 2019. INE-DEM.

Es importante destacar que, si bien es cierto en su gran mayoría los inmigrantes han logrado llegar, establecerse y regularizar su situación, dados diversos hechos, como por ejemplo burocráticos (trámites engorrosos para convalidación de títulos, entre otros), les es muy difícil colocarse en empleos, sobre todo como profesionales. Según un estudio del año 2018, presentado por el Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales (CLAPES-UC), únicamente un 20% de inmigrantes posee un empleo calificado, es decir que el resto tienen como opción empleos informales, temporales y/o precarios, condición que los convierte en vulnerables, pues de su remuneración depende su familia (en Chile y/o en su país natal).

2. La vulnerabilidad de los inmigrantes ante el COVID-19

Fuente: Autor

En medio de la actual pandemia a nivel mundial, se descubre nuevamente las múltiples desigualdades que enfrentan los inmigrantes en medio de este mundo neoliberal, ya que la mayoría de ellos sigue mostrándose entre los más frágiles integrantes de la sociedad, pues, en muchas ocasiones no tienen acceso a la salud por su situación laboral o migratoria, e incluso por la falta de conocimiento respecto de sus derechos, lo que se puede dar sobre todo con inmigrantes que no dominan el idioma del país en el que están residiendo, entre otros factores.

Estas situaciones evidencian que los inmigrantes tienen menos opciones de decisión, porque, si no trabajan, en la gran mayoría de casos, no pueden llevar el sustento a su familia, cuestión que les complica dado que quedan impedidos de optar por una cuarentena voluntaria para cuidarse ante la posibilidad de contraer el COVID-19. Además, existe otra condición que les afecta, cual es el hecho de que muchos de ellos viven hacinados y/o no cuentan con los servicios básicos como el agua, indispensable para tener buenas medidas sanitarias.

En un artículo presentado en el sitio web del diario de la Universidad de Chile, con fecha 19 de marzo de 2020, se sostiene que “Quienes se encuentran especialmente vulnerables ante la pandemia son los migrantes, esto no porque enfrenten problemas de salud que los hagan más fácilmente receptores del virus, sino por las condiciones de vida que muchos llevan en nuestro país. Precarización laboral, escaso acceso a la salud, o falta de grupos sociales y familiares de apoyo son parte de las condiciones que pueden dificultar no solo el enfrentar la enfermedad, sino también el llevar a cabo una cuarentena” (Bustos, 2020).

Otro elemento importante a considerar, es que una gran parte de los inmigrantes que viven en Chile se encuentran en un proceso de regularización de su situación migratoria y, en vista de que se han cerrado oficinas estatales, se les complica la obtención de sus documentos de identidad, lo que genera más incertidumbre para encontrar un trabajo formal. En este sentido, la Directora social del Servicio Jesuita Migrante, Michelle Viquez, indicó que “claramente el mercado de trabajo no está en su mejor momento, afectando no solo a la población que ya está trabajando quizás en trabajos precarios, sino también en el mercado informal. Muchas personas tienen que verse obligadas a trabajar de manera informal para llevar sustento a su casa, y muchos de estos trabajos están siendo súper afectados en esta contingencia” (Bustos, 2020). Además, Viquez comentó que algunos inmigrantes y refugiados se encuentran sin trabajo y en situación de calle, por lo que su vulnerabilidad es aún mayor.

Por otro lado, recordemos que existe una gran cantidad de empleados a quienes se les ha otorgado la oportunidad de realizar teletrabajo, como medida para reducir la transmisión del virus, pero por las condiciones antes mencionadas de la mayoría de los trabajadores inmigrantes, este tipo de medidas se vuelven ilusorias, pues si no trabajan a diario, no comen, como es el caso de los trabajadores independientes.

Sin lugar a dudas, con los elementos mencionados se puede afirmar que uno de los grupos más vulnerables en esta pandemia está representado por los inmigrantes radicados en Chile.

3. Sistema de Salud e Inmigrantes en época de COVID-19

Al analizar el acceso a la salud de la población extranjera residente en Chile, encontramos que dentro del sistema público existen mecanismos para atenderlos ante una emergencia, por medio de la obtención de un RUT provisorio, el cual los registra como personas con derecho al servicio, pero, que deben cumplir ciertos requisitos. Aunque este proceso quizás sea poco conocido, pues, por ejemplo, desde “la Coordinadora Nacional de Inmigrantes solicitaron al gobierno tomar medidas, entre ellas atención de salud garantizada para todas las personas extranjeras indistintamente de su situación migratoria, garantizando así lo que debería ser un derecho” (Bustos, 2020). Es importante resaltar que, para realizar el trámite mencionado del RUT provisorio, uno de los requisitos es interactuar con instituciones como la PDI, FONASA y los funcionarios del hospital en que se atiende, o debiese atenderse, el inmigrante, por lo que el trámite se torna un tanto burocrático; sin embargo, sí existen mecanismos para la atención de los inmigrantes que no tienen regularizados sus documentos y que viven una emergencia.

Otro punto importante es el relacionado con la información dentro de la actual crisis. En mi caso personal, he tenido la oportunidad de ver material informativo relacionado a temas de la actual emergencia del COVID-19, el cual ha sido traducido, por ejemplo, al creole haitiano, para ayudar a los inmigrantes originarios de Haití con información; pero, debería hacerse una mayor difusión para que las personas que entre dichos inmigrantes no dominan el español, comprendan las recomendaciones y puedan acatar todas las medidas que se implementan.

Las diversas organizaciones que trabajan en favor de los inmigrantes en Chile, también consideran importante la incorporación de extranjeros residentes que posean títulos en el área de la salud, para que colaboren en la crisis y se garantice la salud a todos los pacientes. Y similarmente se estima para otros sectores que son de vital importancia en medio de la emergencia sanitaria. Una reflexión al respecto fue escrita por el Doctor en Sociología Lorenzo Agar Corbinos, y publicada en el periódico La Tercera, el 18 de abril del presente año; sostiene Agar que “muchos migrantes hoy están en la verdadera ‘primera línea’. Cuatro de cada diez médicos de la Atención Primaria en Salud son extranjeros. Hay miles de enfermeras, odontólogos, asistentes dentales, terapeutas ocupacionales, cuidadores de adultos mayores, entre otros, que con todo su amor a Chile hacen en forma abnegada su trabajo. Para qué decir de tantos otros, entre ellos muchos haitianos, que se encargan, por ejemplo, de los servicios de limpieza y retiro de basura, tan necesarios para el buen funcionamiento de la ciudad. Reconozcamos lo que ellos hacen para tratar de seguir manteniendo el sistema sanitario y las actividades económicas de nuestro país, a pesar de la carga emocional que trae la incertidumbre y lejanía de su lugar de origen” (Agar, 2020).

Considerando este punto de vista, se puede concluir que en Chile los inmigrantes participan del desarrollo tanto económico y social, como sanitario del país; aún y cuando muchas veces no encuentran las mejores condiciones para dicha participación, situación por la cual muchas instituciones abogan por que se mejoren sus circunstancias de vida, lo que hoy en día incluye el anhelado acceso a una plena atención en salud.

Bibliografía

Agar, L. (18 de abril de 2020). La Tercera. Obtenido de https://www.latercera.com/opinion/noticia/migracion-ypandemia/BW3JCTMEFNBKLCDDNKU7DEGVTU/

Bravo, J., & Urzúa, S. (julio de 2018). Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales. Obtenido de https://clapesuc.cl/assets/uploads/2018/07/09-07-18-doc-trab-48-inmigrantes-jul-2018vf.pdf

Bustos, A. (19 de marzo de 2020). Radio Universidad de Chile. Obtenido de https://radio.uchile.cl/2020/03/19/poblacion-migrante-un-grupo-humano-que-no-se-debeolvidar-durante-la-pandemia/

Instituto Nacional de Estadísticas (INE) – Departamento de Extranjería y Migración (DEM). (marzo de 2020). Instituto Nacional de Estadísticas. Obtenido de https://www.ine.cl/docs/defaultsource/demografia-y-migracion/publicaciones-y-anuarios/migraci%C3%B3ninternacional/estimaci%C3%B3n-poblaci%C3%B3n-extranjera-en-chile2018/estimaci%C3%B3n-poblaci%C3%B3n-extranjera-en-chile-2019metodolog%C3%ADa.pdf?sfvrsn

Guy Juillet

Licenciado en Relaciones Internacionales y Diplomacia por “Université Américaine des Sciences Modernes d’Haïti” (UMASMOH); Magíster en Relaciones Internacionales de la “Pontificia Universidad Católica de Valparaíso” (PUCV), Chile; Facilitador Intercultural en Consultorio Adosado de Especialidades del Hospital Carlos van Buren, Valparaíso, Chile.

Print Friendly, PDF & Email
Ir al contenido