Entrevista a Javier Del Río Valdovinos, Director del Hospital Carlos Van Buren

Entrevistado por Juan Luis Villarroel

¿Cuáles son sus principales objetivos al asumir la dirección del hospital?

Como en prácticamente todos los hospitales de alta complejidad, los principales propósitos están relacionados obligatoriamente con el cumplimiento de los planes establecidos tanto ministerialmente como por la Red de Salud Valparaíso-San Antonio, entre ellos destacan la disminución de la lista de espera quirúrgica, el cumplimiento de los compromisos GES, las metas sanitarias del periodo y la disminución del ausentismo.

En lo particular, considerando que el Estudio Preinversional (EPH) señala que el nuevo hospital Van Buren entrará en operación a partir del año 2031, tengo la convicción que el gran desafío es elaborar un plan maestro para su desarrollo y operación en los próximos diez años.

¿Nos puede entregar su diagnóstico de la actual situación?

Su principal fortaleza radica en que cuenta con un equipo de personas de altísimo nivel, tanto en lo humano como en lo técnico.

Además, se trata de un hospital con una tremenda trayectoria, que es parte de la historia de Valparaíso y también de la salud pública chilena. Y es un establecimiento extraordinariamente complejo con muchos desafíos desde el punto de vista del modelo de gestión.

Cuenta también con un altísimo desarrollo en algunas especialidades, como Neurocirugía, Oncología e Imagenología compleja, por nombrar sólo tres, y una atención materno infantil de gran nivel.

Por otra parte, el hospital posee una infraestructura muy antigua, con altas brechas de planta física, de equipos y de personal.

Visualizo además temas urgentes de enfrentar en el corto plazo, como son la urgencia y el déficit en camas críticas.

En el marco de la normalización de nuestra institución, ¿cómo evalúa el desarrollo del estudio preinversional?

Entiendo que el estudio está ad portas de terminar, y debería estar concluido a fines del primer semestre.

En mi anterior rol, como Jefe de la Subdirección de Desarrollo institucional, me tocó participar en la gestión estratégica del estudio, que contempló además el rediseño de la red que propone los roles de los distintos dispositivos que conforman la trama del SSVSA, y que precisamente íbamos a conocer en detalle durante este mes de marzo, pero que ha debido posponerse por la contingencia del COVID 19.

En ese mismo contexto, ¿en qué medida la irrupción del proyecto del centro macro regional del cáncer -localizado en terrenos del Hospital Eduardo Pereira- puede afectar al futuro hospital Van Buren? Ejemplos de ello podrían ser la partida de la mayor parte del servicio de anatomía patológica hacia ese proyecto, y quizás también de la imagenología compleja.

Lo importante acá es no perder el foco, que es nuestra población beneficiaria.

La forma más rápida de poder responder a la altísima demanda de la población por tratamientos oncológicos era construyendo un centro macro regional. Y para ello se requería el poder contar con un terreno y que, en lo posible, éste estuviera en un recinto hospitalario.

Ahora, esto no compromete el futuro del hospital, pues de lo que se trata es de definir claramente cuál va a ser el rol de éste en la red asistencial. El hospital no se autodefine.

Por otra parte, preliminarmente entiendo que el rediseño de la red define al Hospital Van Buren como un hospital de urgencia de altísima complejidad, el cual mantiene la atención materno infantil y la referencia macro regional de la neurocirugía.

¿Cómo visualiza el hospital en 10 años más?

Esperamos que a esa fecha la construcción del nuevo hospital Van Buren sea una realidad, y que la normalización del establecimiento haya permitido cerrar las brechas, tanto de personal como de equipamiento.

Además, visualizo una red funcionando adecuadamente, tanto en relación a la referencia y contrarreferencia con la atención primaria, como respecto a una coordinación eficiente en las derivaciones de los distintos dispositivos de la red y la macro red.

Una vez aprobado el EPH, ¿cuáles serán las principales reformas que debe implementarse para afrontar el tiempo estimado de construcción ?

Lo primero es definir el terreno. Ver la disponibilidad de terrenos en Valparaíso para construir un hospital de esta envergadura, así como evaluar la posibilidad de construir en el actual. Es un gran desafío, tanto por la poca disponibilidad de terrenos en Valparaíso, como por lo complejo que resulta construir por fases, en la medida que el terreno elegido sea el actual.

Resuelto el tema del terreno, es necesario licitar el diseño, el cual una vez concluido permitirá encargar las obras civiles e iniciar su construcción.

Nuestra Unidad de Urgencia Adultos (UEA) es el servició que más resiente la altísima presión asistencial determinada por las especiales condiciones de deterioro socioeconómico, e incremento de población perteneciente a la tercera edad que tiene Valparaíso.¿Es posible realizar una intervención que resuelva este problema?

Como ya señalé, en el ámbito asistencial visualizo como los grandes desafíos de corto plazo y que no pueden esperar: la urgencia de adultos y las camas críticas. Ahora, igual es necesario ver en detalle otras prioridades, pues hay que pensar en mantener adecuadamente el funcionamiento del hospital por unos 10 años, mientras se terminan y aprueban los estudios, se define el terreno, se diseña y se construye el nuevo hospital.

Nosotros hemos utilizado el término UPGRADE, que significa actualizar este hospital para que pueda seguir funcionando por los próximos 10 años, en condiciones dignas, tanto para nuestros beneficiaros, como para nuestros trabajadores.

Un hospital de alta complejidad como el nuestro requiere de un servicio de cirugía que pueda responder a las necesidades de los pacientes intervenidos en la UEA, ¿en qué etapa se encuentra el proceso de creación de dicho servicio?

Entiendo que el rediseño de la red contempla contar con un servicio de cirugía en el Hospital Van Buren, orientado a recibir, resolver y dar el alta a todos los casos quirúrgicos que ingresen por la urgencia, y de esta manera disminuir sustantivamente el traslado de pacientes al Hospital Pereira. Es un tema que se está trabajando.

COVID-19

Ante la amenaza que representa esta pandemia, hoy más que nunca el Hospital Van Buren está llamado a ocupar un sitial de liderazgo y conducción de la respuesta sanitaria de la ciudad y la región, ¿cómo se han articulado las coordinaciones para lograr ese objetivo?

Nuestro hospital, a través del recientemente creado Comité operativo COVID-19, ha establecido las correspondientes coordinaciones con toda la red del SSVSA, Secretaría regional ministerial de salud, Intendencia Regional, Gobernación provincial y el municipio dentro del cual la CORMUVAL y su departamento de salud nos vincula directamente con la atención primaria de salud.

¿Cuáles son las tareas más importantes que ha asumido el Comité operativo COVID-19 en nuestro hospital?

El Hospital Carlos Van Buren, con el objeto de generar una planificación estratégica que permita abordar la emergencia sanitaria Covid-19, y simultáneamente dar continuidad a la atención hospitalaria de patologías de urgencia o no postergables, debió adoptar y fijar nuevos planes de labor asistencial y estructurar nuevas formas de trabajo, planificando, desarrollando e informando medidas, las cuales han de ser adoptadas en forma dinámica por todo el personal Clínico y administrativo que se encuentre en funciones en el establecimiento.

El Comité operativo COVID-19 tiene por objeto señalar los protocolos y planes de contingencia en el Hospital Carlos Van Buren, para enfrentar la pandemia por el nuevo coronavirus mediante:

A.- Una estructura organizacional:

Se crea Comité operativo COVID-19, encabezado por el equipo clínico, con todos los referentes técnicos disponibles, de manera que los procesos asociados a la atención de estos pacientes sean expeditos.

B.- Objetivo General

Generar un plan de acción local, que permita contener y manejar la emergencia sanitaria en un contexto de alta demanda producida por pacientes cursando enfermedad provocada por el COVID-19.

C.- Objetivos Específicos:

  • Proteger a los funcionarios (mantener fuerza laboral).
  • Disminuir al máximo la circulación de personas al interior del hospital.
  • Resguardar recursos asociados a la atención, especialmente los elementos de protección personal (EPP)
  • Aumentar la disponibilidad de cupos (críticos y no críticos) para atender enfermos contagiados COVID-19.
  • Dar continuidad a la atención para los casos urgentes e impostergables no asociados a COVID-19.

D.- Planes por objetivos:

Se deben implementar las soluciones para cada uno de los planes formulados, basadas en los objetivos específicos.

A modo de ejemplo, para el caso del Objetivo Específico 4, -lineamiento medular del plan de acción-, se define la brecha a cubrir tanto de RR.HH. como de los requerimientos de insumos y equipamiento, necesarios para su implementación, en concordancia con listado priorizado de ST 29 enviado a Dirección del SSVSA.

¿Qué readecuaciones de infraestructura física se han hecho para enfrentar este desafío?

Desde el punto de vista del mejoramiento de infraestructura, se ha aprobado un proyecto del alrededor de 70 millones de pesos, orientado a evitar las infecciones nosocomiales mediante aislamiento de diferentes sectores y optimización de flujos, de pacientes con la enfermedad COVID-19 y limpios, que en general son divisiones, puertas automáticas, exclusas y sistema de telefonía inter recintos, todo orientado a la protección del personal y de pacientes, evitando al máximo posible contagios internos.

Desde la perspectiva de adecuaciones de instalaciones existentes en lo macro, han consistido en:

– Redistribución de flujos de unidades de atención de niños en unidades quirúrgica y pediátrica (5º y 6º pisos, Torre Médica).

– Creación de Urgencia Respiratoria Aguda (URA).

– Generación de unidad de baja complejidad COVID (3º piso torre médica: 7 cupos).

– Complejización de:

a. UCIM a UCI-COVID: generación de 18 cupos ventilados.

b. Mediana Complejidad Médica (MCM) a UTI-COVID: Generación de 40 cupos de intermedio para vigilancia intensiva, apoyo ventilatorio no invasivo y destete (proceso de extubación) de pacientes que estuvieron ventilados en UCI-COVID.

c. UMA (Unidad Médica de Agudos) a UCIM: generación de 10 cupos intermedios, como mitigación a la conversión de UCIM a UCI-COVID.

¿Cuántos ventiladores mecánicos se recibirán desde la administración central?

Están comprometidos 20 equipos.

¿Es posible que el hospital pueda comprar más ventiladores mediante trato directo ?

Al momento de hoy, y como regla general en situaciones como la crisis en curso, es factible legal y financieramente, sin embargo el mercado no lo ofrece en la oportunidad que se amerita.

Print Friendly, PDF & Email
Ir al contenido