Entrevista a Eugenio De la Cerda Rodríguez: “La prevención y promoción en salud son la base de un sistema Sanitario integral”

Director del Servicio de Salud Valparaiso San Antonio

Por Juan Luis Villarroel

¿Cuáles son las principales directrices de su gestión para los próximos dos años?

Hay dos líneas que podríamos abordar. Nosotros estamos terminando de desarrollar el plan estratégico del servicio, que va a establecer lo que vamos a hacer en lo más formal, con estructuras, objetivos, tareas y cumplimientos, en cierta medida, de plazos, y también estamos trabajando en la nueva Estrategia Nacional de Salud, que parte desde el año 2021, porque la que tenemos hoy día, termina este año; estamos trabajando en esas dos cosas, eso en lo estrictamente formal que ha sido súper consensuado con un montón de equipos y participación de personas, entonces, tengo tranquilidad de que lo que está saliendo es más o menos lo que vamos a estar haciendo, yo no lo voy a inventar, pero, en cuanto a mí gestión, puedo empezar a decir de término de construcción de dos Hospitales, nuestra tarea es poder tripular esos Hospitales con las mejores personas para atender, para que tengamos una mejor atención a nuestros usuarios, y no sigamos siendo el mismo Hospital en un edificio distinto. Ahora se ha incorporado mucha tecnología, estamos súper bien, yo creo que dónde puedo aportar como gestor de la red es justamente “apretando” esos procesos, generando más cantidad de especialistas en el lado de los médicos básicamente, que es uno de los problemas que tenemos para desarrollar más San Antonio, San José lo dotamos con EDF, así que no hay tanto problemas, pero una línea va por eso.

Lo otro es dejar súper bien armado, lo más que podamos, los dos estudios pre inversionales del Pereira y el Van Buren; Pereira incorporarlo en el Centro Regional del Cáncer, que yo creo que se nos relaciona con una de las preguntas, que se estaría hasta hoy día construyendo en el terreno del Hospital Eduardo Pereira, que es el único más o menos central que tenemos para crecimiento, porque no hay más disponibilidad de lugares para construir dentro de Valparaíso; hemos preguntado en el mercado y de frentón no hay.

¿ Hay posibilidades de obtener el terreno que ocupaba de la fábrica Costa en Santa Helena?

La revisamos y no nos da, quizás podríamos meter algo parecido a un Hospital, pero no está disponible, no sé por qué.

Ahora, mis líneas, en lo que puedo “apretar” y lo que nos corresponde derechamente como tarea del Servicio, es terminar con dejar la red diseñada en los Hospitales, y aparte de todo lo que estamos construyendo con varios Cesfam, Sars, Sapu, etcétera, y lo otro, tener las personas adecuadas para que podamos brindar un mejor servicio y parte la oración con tener más especialistas.

¿Eso tiene que ver con incrementar la formación de especialistas?

El Ministerio está bastante alineado con el tema, por ahí, como declaración en el Plan Nacional del Cáncer dice: “debemos preparar 180 especialistas en los tres o cuatro años iniciales”, pero si no partiste en el año uno, no vas a tenerlos al tres, entonces ya vamos en el año dos y ya se nos está corriendo al año cuatro; ahora, nuestra labor ha sido ir imbricando con cualquiera, no sólo que nosotros tengamos más capacidad formativa, sino que aprovechar las capacidades que ofrecen todas las Universidades, yo creo que con Oncología vamos a hacer un polo de desarrollo en la Universidad Católica de Santiago; hay una fundación ahí que nos está apoyando, ya estamos empezando a mandar a los primeros ; acá, estuve hablando con la Universidad de Valparaíso para ver cuánta capacidad de crecer en formación tenemos, también tenemos alguna posibilidad, pero encontramos otras dificultades, los médicos se ponen “delicados”, no hay tutores, la Contraloría hizo una revisión en la Universidad de Playa Ancha y en la Universidad de Valparaíso y comenzó a perseguir a los médicos que habían ganado, por ejemplo, el bono de navidad en las dos partes, porque no puede ser porque son organismos estatales; es complicado el tema, no es decir “yo tengo la capacidad de tanto”, ahora, tenemos levantada la capacidad de campo clínico formadora que tenemos en los distintos Hospitales, básicamente el Van Buren, y le vamos a tratar de sacar todo el provecho que podamos, y si podemos ampliarlo, lo vamos a hacer, pero mi tarea es tener las dotaciones de personal con lo que está descrito, no voy a inventar tener más, pero tratar de llegar a eso, en eso tenemos tarea importante para dos año y el resto, como gestor de la red, seguir imbricando la relación de APS con los Hospitales.

¿Cómo se ha abordado la coordinación con la Atención de Primaria para articular la red del Servicio de Salud?

El año pasado, en el Consejo Integrado de la Red Asistencial (CIRA), lo enfocamos mucho a que la APS conociera lo que son los Hospitales; tuvimos varias reuniones explicando la cartera de servicios, cómo ingresan, cómo es la referencia y contrarreferencia, trabajando con equipos específicos de APS, referentes presentando temas, aparte de lo que formalmente tenemos que hacer en los CIRA. El foco fue que APS mirara a la atención el nivel Secundario y Terciario, y supiera cómo se interrelacionan. Este año lo estamos dando vuelta, con nuestros Hospitales vamos a ver cómo nosotros logramos vincular con la APS, nos vamos a dedicar todo el año a eso. Ya conformamos el plan del CIRA, se trabajó con cinco mesas de trabajo mezcladas y salieron cosas muy buenas que ya las estamos transformando en el plan 2020.

¿Esto en el entendido que las directrices de la OPS consideran que las redes de servicio de salud debieran estar basadas en la Atención Primaria?

Yo soy un convencido de eso; creo que la salud se salvaguarda por la Atención Primaria y no por tener más Hospitales; me guste o no, la puerta de entrada para la salud de los usuarios es la Atención Primaria. Me ha tocado trabajar en redes y hemos diseñado redes para que funcionen de esa manera. Antiguamente nuestros papás y “más atrás”, si alguien se enfermaba, decían “tengo que ir al Hospital”, hoy día debemos cambiar ese chip y decirle a esa persona: “no, no vaya al Hospital, vaya a su dispositivo de atención que tenga más cercano a su casa porque ahí, aparte de decirle qué es lo que tiene que hacer, después le van a poder hacer el seguimiento y no va a perder contacto”.

Todavía tenemos un gran problema tecnológico porque aún no estamos enganchados con la ficha electrónica, como la APS, que ya la tiene completamente instalada; estamos invirtiendo $2.500 millones en tres años para terminar instalando el software de sistemas Expertos que ganó la licitación; tuvimos unas idas y vueltas con Contraloría, pero ya la ficha va.

¿Entiendo que este sería el primer servicio de Salud en el país que tendría toda su Ficha Electrónica?

Yo creo que anda por ahí Reloncaví, pero es más chico, tienen menos dispositivos; este Servicio tiene 50, hay que conectar a 50, ya tenemos a todos los APS, más los nuestros, este año ya vamos a estar funcionando con todos.

¿Se han hecho las primeras evaluaciones del proceso de instalación?

Es que están trabajando en los Hospitales,

El Van Buren lleva un paso avanzado porque ya tenía informatizado los pabellones con el mismo sistema; le estamos dando presión al Van Buren y después seguimos con el Hospital Eduardo Pereira, el Hospital Claudio Vicuña como se cambia en dos años más, el sistema tecnológico viene con el proyecto, así que en su momento comenzará con lo que debe tener, que es más de todas maneras en el diseño que se hizo del proyecto que lo que tenemos en otros lados, así que de estar muy retrasado va a pasar a ser top, los dos, San José y Claudio Vicuña; San José está integrado por AVI, porque atiende como si fuera Atención Primaria, excepto la Urgencia.

Mi labor como coordinador de la red es justamente hacer que eso vaya funcionando. En el Hospital Carlos Van Buren están informatizando las Urgencias porque la priorización se realizó en conjunto con el Hospital. Eso vendría a solucionar un problema muy sentido por los profesionales, en relación a que hoy por hoy se ocupan muchos minutos del tiempo asignado de atención a pacientes, en llenar formularios.

Hay un cambio en el perfil epidemiológico etario, fundamentalmente porque tenemos una población ya más envejecida, y socioeconómicamente vulnerable porque esta es una región que tiene altos índices de cesantía, y eso ha incrementado la atención asistencial, de manera que la población en condiciones de trabajo se ha pensionado, esto repercute especialmente en las Unidades de Emergencias de Adultos.

¿Cómo se plantea el servicio frente a esa situación?

Aquí no sólo hay un planteamiento del Servicio, y coincido con el Subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zuñiga, quien dice que la presiòn asistencial ha crecido porque estamos envejeciendo más. Valparaíso específicamente es uno de los más, sino el más, añoso en cuanto a sus usuarios, y el aumento de la expectativa de vida nos ha llevado a tener una gran cantidad de pacientes crónicos, por lo mismo, debemos tener una estructura soportante en Atención Primaria que nos permita mantener a todos los enfermos crónicos controlados y que en lo posible no lleguen a los Hospitales; esa va a ser la salvación de la salud en Chile, no que tengamos más Hospitales para atender a más personas con enfermedades crónicas que llegan porque están enfermos.

¿ Ello implica incrementar la promoción y prevención en salud?

Lógicamente, es la base, desde la promoción misma y atención inicial, después, en el cierre viene el seguimiento, ahí lo que hay que buscar es que vuelva a enrolarse de nuevo con lo demás. Las personas se van luego de una intervención quirúrgica o después de compensados, vuelven a la casa, siguen sin tomarse los medicamentos y sin continuar con sus controles, entonces, lo más probable es que es persona vuelva a caer al mismo ciclo de nuevo, se descompense, vaya al SAPU y le digan “no, tiene que ir al Hospital”.

Esta sobrecarga de presión asistencial está determinando algunas situaciones complejas de resolver en el día a día, porque hay habitualmente muchos más pacientes hospitalizados de la capacidad que tienen los servicios de urgencia; eso también implica que hay un aumento de la carga de trabajo para los funcionarios y, obviamente, las condiciones de infraestructura de los servicios de asistencia pública hoy día no están dando el servicio que requiere esta situación del cambio poblacional.

¿Cuáles son las medidas que el servicio considera deben tomarse en el tiempo que media entre este cambio que va a existir respecto del enfoque en la prevención en salud? ¿Cómo se responde a este problema en los próximos cinco años?

Es hacer más promoción y cercanía de la Atención de APS; estamos logrando que casi no requiera en varios de los consultorios que hemos ido cambiando en la red, con infraestructura buena, el recurso humano es más o menos el que venía, pero han ido creciendo, estamos llegando a la capacidad de ir a atender a mucha gente a la casa, ir a buscarlas y hacerles seguimiento en APS. El año pasado bajó la cantidad de urgencias. Aumentaron las complejidades, pero, es lo que debería ser; antes se estaba produciendo un cambio de cantidades respecto a la comparación de la atención de urgencias en Atención Primaria con las Urgencias Hospitalarias, había empezado a bajar la cantidad de atenciones en los Hospitales y a subir las atenciones en APS; el año pasado se estancaron porque, a pesar que iba cambiando la proporción, igual iba creciendo el número; el año pasado fue el primer año que no tuvimos crecimiento.

Si aumenta la complejidad de las patologías, también se incrementa la necesidad de internación de pacientes, y eso sigue hoy en día estableciendo condiciones que no son las más apropiadas.

Yo ese problema lo empiezo a ver desde el otro vértice; hicimos un catastro de los días camas que hemos invertido en atención de pacientes que se denominan socio sanitarios; en el Hospital Van Buren podríamos tener la posibilidad de contar con 20 camas desocupadas al día,si es que logramos solucionarle los problemas a esas personas, porque no tenemos dónde disponerlos, pues no tienen un dispositivo de atención familiar o derechamente tienen una dolencia tan mínima que podría ser atendida en cualquier parte; ese paciente podría estar en una camilla o sentado en un sillón, y no estar ocupando una cama, y este es el primer trabajo que tenemos que hacer con los Hospitales para empezar a desarmar desde arriba; que haya una persona que entró a Urgencia y que quede en la camilla que venía en la ambulancia, por ejemplo, no es un problema de lo que nos está pasando en la Urgencia, el problema es que no tenemos dónde descargar; ahora en Valparaíso tenemos dos Hospitales donde descargamos, el Pereira ha estado súper alineado con entrega de cantidad de camas.

Yo me acuerdo haber hecho un par de revisiones en el Van Buren y encontramos que había camas esperando ser usadas en dos o tres días, y estaban vacías. Además, tenemos otro proyecto que no es tan caro, nos vamos a conseguir el financiamiento, para cambiar los flujos de atención dentro de la Urgencia.

¿Cómo se afrontarán las dificultades que han existido con la disponibilidad de insumos en la red del servicio?

Nosotros tenemos un gran desafio este año, de los 65 Hospitales que funcionaran en el sistema de financiamiento por Grupos Relacionados por el Diagnóstico (GRD), nuestros tres Hospitales están considerados de esa manera.

Eugenio De la Cerda director del Servicio de Salud Valparaiso San Antonio

Print Friendly, PDF & Email
Ir al contenido