Entrevista a Dr. Gonzalo Wilson, infectólogo, referente técnico del Comité operativo Covid-19 del Hospital Van Buren

Entrevistado por Juan Luis Villarroel el 25 de marzo 2020

¿Cómo está preparado el Hospital Carlos van Buren para enfrentarel momento más crítico de la pandemia de COVID 19?

Esto se ha trabajado ya desde bastante tiempo, iniciando los últimos días de enero de 2020. En lo que atañe a recursos materiales, se han readecuado algunos elementos de la planta física, acondicionando el ex pensionado para recibir los casos iniciales sospechosos y confirmados que requieran hospitalización, con la capacidad de expansión en un primer momento al área de mediana complejidad médica. Además, se adaptó el sector del que sería el nuevo gimnasio y sector de atención de Fisiatría para una atención selectiva de Urgencias respiratorias de adultos, y se adecuó el flujo de atención en la UEI. Junto con lo anterior, también se adecuó la agenda de atención ambulatoria en el CAE, para liberar a nuestros usuarios del riesgo de las aglomeraciones que ocurren en los pasillos de nuestro policlínico.

Del lado de recursos humanos, se ha capacitado a los servicios clínicos que atenderían en forma directa a los pacientes portadores de COVID19 (UEA: UEI, medicina, CAE, entre otros), se ha reasignado personal a trabajos remotos para disminuir su exposición, y se ha ajustado el sistema de rotativa de personal para disminuir el riesgo de una infección en bloque del personal asistencial, la cual eventualmente pudiese afectar nuestra capacidad de atención. A lo que se suma la adquisición de los diversos insumos e instrumental necesario, que nos ha llevado a buscarlos en distintos lados, dada la alta demanda ante esta Pandemia.

Como se ve, el esfuerzo ha sido inmenso y por mucha gente, y esto deberá ser algo continuo por los siguientes meses, pues será una lucha de desgaste y larga.

¿Qué beneficio trae la masificación de los exámenes en el manejo epidemiológico?

En verdad, cuanto más infectados logremos pesquisar en el menor tiempo posible y poder llevarlos a un aislamiento domiciliario, o si requieren hospitalización, hacerlo en forma precoz, hará posible contener en forma anticipada el brote, y evitar su propagación. Es una herramienta importante, aunque no la única, pues involucra una disciplina de la población de efectuar el aislamiento social.

¿Cuál es su visión respecto a la progresión de la curva?

En verdad, creo que es aún precoz para poder inferir algo, pues tan sólo llevamos 3 semanas. Recién cuando estemos en la 6º a 8º semanas veremos qué tanto ha incrementado o disminuido la pendiente.
Por los datos y lo expresado por los epidemiólogos, estaríamos dentro del canal esperado, pero esto todavía es preliminar y puede variar incluso en forma significativa.

A su juicio, ¿cuál sería la mejor medida para intentar aplanar lacurva?

Esto es bastante complejo, pues no es sólo una medida, y ya hemos visto en los distintos países afectados algunas pistas de qué ha funcionado, y qué no tanto. Pero creo que el conjunto de detección precoz y lo más masivo posible en sintomáticos, junto a un aislamiento
EFECTIVO de los casos positivos, nos podría dar una oportunidad. Todo eso en conjunto a las varias medidas actuales de bajar las aglomeraciones, higiene de manos, control de tránsito, entre otras.

Desde el Colegio Médico se ha pedido implantar una cuarentena total ¿Cuál es su visión respecto de esa solicitud? 

Creo que el actuar actual de las autoridades ha sido razonable, un manejo progresivo y aislamientos selectivos, pues COVID19 ha tenido un comportamiento muy diferenciado en el país, con muchos «clusters» o brotes, concentrándose en Santiago (sector Oriente) y Región del Ñuble. Esto hace pensar en tomar medidas muy diferenciadas para estas zonas, y lograr un aislamiento efectivo de los pacientes y contactos de riesgo. Debemos recordar y asumir que todas estas medidas de aislamiento/cuarentena serán para varios meses, y no porque a Chile se le deje en cuarentena total a nivel nacional, se va a detener el brote. Además, esto traería múltiples trastornos a la población y eventualmente en su salud también, como es la salud mental. Por eso digo que esas medidas son últimos recursos en situaciones desesperadas. Tenemos ejemplos diversos de sus efectos, pero aún en COVID19 la cuarentena total no ha logrado frenar esta enfermedad por si sola. Creo que los aislamientos selectivos, como se ha establecido en Ñuble y eventualmente en Santiago, podrían ser efectivos, junto a una mayor oferta de diagnóstico en tiempo oportuno.

Print Friendly, PDF & Email
Ir al contenido