Estrategias útiles para sobrellevar el confinamiento. Sarah Ransdell

Todos están aprendiendo a manejar el aislamiento y el distanciamiento social durante la pandemia de coronavirus. Las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) –como yo– a menudo han tenido que lidiar con el aislamiento social en el transcurso de su vida. Esto les otorga una experiencia y perspectiva única en estrategias de perfeccionamiento, que podrían ayudar al resto del mundo a sobrellevar el confinamiento.

El TEA produce una gama muy amplia de pensadores diferentes. Algunos lo hacemos más verbalmente. Temple Grandin, una conocida defensora del TEA con la que hablé para este artículo, piensa más visualmente. Ambas somos profesoras con habilidades de alto funcionamiento, lo que solía llamarse síntomas de tipo Síndrome de Asperger.

El TEA es inusual, afecta aproximadamente del 1% al 2% de la población, y aún se conoce poco. Si bien las manifestaciones del TEA de alto funcionamiento a menudo pueden producir adultos muy exitosos, una característica prominente en muchos de nosotros es la relativa a diferencias de comunicación social.

Las personas con TEA piensan de manera diferente a la mayoría de las personas, y la forma en que enfrentan los desafíos es algo de lo que todos pueden aprender. Aquí hay tres estrategias.

Programa tu tiempo

Estar atrapado en casa durante una pandemia es casi como estar en la Estación Espacial Internacional. Allí, como en la Tierra durante un encierro social, se aplican nuevas reglas.

«Lo más importante es establecer un nuevo horario», dijo Grandin. “Este momento es un verdadero desastre y la disciplina es importante. Por ejemplo, en la EEI, los astronautas incluso deben programar un tiempo para estar solos».

Consejo de Grandin: Levántate, vístete, prepárate para el trabajo o las clases en línea como lo harías normalmente, incluso si no sales de casa.

La persona con TEA puede adoptar esas nuevas reglas más rápidamente, porque sabe lo importante que puede ser tener horarios para la productividad y la felicidad. Pero los cambios de horario pueden ser muy complejos para una persona con TEA que no cuente con la ayuda necesaria. Pues los ruidos fuertes, las luces brillantes, la comida diferente, la ropa áspera causan desconfianza en medio de esos cambios.

Sin embargo, con un apoyo adecuado y una programación proactiva, los adultos con TEA y todos los demás pueden aprender a aprovechar al máximo el nuevo uso del tiempo.

Escucha más, habla menos

El distanciamiento social puede hacer que las personas se sientan desconectadas social y emocionalmente. En cambio nosotros no hablamos con otros tan a menudo, y por tanto no sufrimos tan evidentemente el impacto de esto en nuestro bienestar emocional.

Algunas personas con TEA han descubierto que reducir la velocidad al hablar, y escuchar más, es una adaptación exitosa en muchas interacciones para comprender mejor lo que los demás dicen, especialmente cuando sienten que las personas hablan metafóricamente.

Préstale atención a la otra persona cuando conversas con ella, observa su lenguaje corporal y movimientos. Tómate el tiempo para comprender mejor lo que dice la otra persona.

Escucha más y habla menos: las personas con TEA usan este mantra para mejorar el trato con los demás. También resulta ser un mensaje importante para asumir con éxito las reglas de distanciamiento social. Practicar respuestas empáticas es importante para todos nosotros, porque estaremos en esto por un largo plazo.

Adapta el aprendizaje en línea para satisfacer tus necesidades

Todos están aprendiendo a instruirse en línea. Como profesoras universitarias, Grandin y yo enseñamos a los estudiantes a usar los recursos en línea de maneras más productivas.

Grandin sugiere que una forma efectiva de enseñar en línea es publicar conferencias pregrabadas, luego seguirlas con grupos de discusión por medio de la plataforma digital, donde los estudiantes puedan hablar sobre el material, ya sea por video o chat online. Sin embargo, eso no funciona para todos.

El aprendizaje en línea puede ser más difícil para los pensadores visuales, y puede ser incluso imposible cuando se trata de los laboratorios prácticos -hacia los cuales tienden a sentirse atraídos los pensadores visuales-, como los laboratorios de ciencias animales o de biología, de la profesora Grandin.

Como estudiante, disponte no solo a escuchar, sino a comprender realmente la información que se está discutiendo. La memorización de hechos discretos es anterior a COVID-19.

Se disciplinado y programa tu tiempo para ver pequeños segmentos de multimedia del profesor, y luego juega un papel activo durante las discusiones en línea.

Grupos de discusión más pequeños pueden ayudar a acomodar diferentes horarios y estilos de como usar el día y la noche. Todos están aprendiendo. Debes estar listo para cambiar el sistema en línea, ya sea como profesor o bien individualmente como estudiante.

La tierra hoy es un lugar diferente

Todavía no sabemos cómo será nuestro mundo después de que se levante el aislamiento social y las órdenes de quedarse en casa. El aprendizaje en línea continuará, como ya lo es para muchos estudiantes.

Mantén un horario, pero prepárate para eventualmente adaptarlo en función de la nueva información que recibas.

Nos estamos dando cuenta que el mundo bajo aislamiento social requiere disciplina, como si estuviéramos viviendo en otro planeta. Porque estamos viviendo en otro planeta. La Tierra en cuarentena en el tiempo de COVID-19 es diferente a la Tierra en cualquier otro momento anterior. Todos estamos aprendiendo lo que eso significa para nosotros mismos y para nuestros seres queridos.

Sarah Ransdell, Professor, Nova Southeastern University

Articulo traducido y adaptado por revista Sinapsis desde The Conversation lea aquí el original

Print Friendly, PDF & Email
Ir al contenido